La insatisfacción, un motor de mejora


Los seres humanos nunca tenemos suficiente. No alcanzamos
del todo la satisfacción ya que son ideas
no realidades.
La insatisfacción es un motor de búsqueda para mejorar,
para progresar.
Y puede llegar a esclavizarnos, hacernos dependientes de un deseo sin fin.

La solución: una buena gestión de la satisfacción y de la insatisfacción.
Conseguir que la insatisfacción se transforme en un estímulo para lograr
otro objetivo en la vida.

Aceptar lo que logramos no es conformismo.
Es más bien una forma de gratitud por lo conseguido.

La frustración aparece en las personas que 
no tienen metas en la vida.
Sienten insatisfacción personal.
La búsqueda de objetivos sanos, equilibrados, que estén en relación
con una causa individual.
Las metas sin causa van ligados a
vacíos.

Ser dueños y responsables de nuestros deseos
es escoger bien los objetivos y lograr satisfacer nuestros
anhelos. Un punto de partida para 
un nuevo reto.

Lo esencial es escoger bien nuestros deseos, haciendo de ellos
motores de nuestra felicidad y realización personal.





Pepa González Díaz Escritora Programadora Neurolingüística
Formadora - Facilitadora escritura emocional Motivadora personal PAS


Comentarios