LA SOLEDAD, DIVINO ESPACIO

No huyas de la soledad.
Aprende a disfrutar de ella.
Necesitamos dosis de soledad a diario para escuchar nuestro interior. 

Sólo el trabajo personal desde la soledad te da
perspectiva real sobre lo que deseas,
sobre tus propósitos y talentos,
sobre tu verdadera identidad.

Para algunos la soledad es calma,

para otros
temor a enfrentarse con ellos mismos, a escucharse.
Recordar pérdidas, abandonos, estados emocionales difíciles
enfermedades o fallecimientos de seres amados, melancolía,

Existen personas que tienen la idea errónea de que 
entrando en la soledad, en ese sentimiento de aislamiento,
ya no podrán abandonarlo jamás. 

La aceptación de ese momento, aceptar la experiencia y confiar
en que todo pasa en la vida,
es el más hermoso camino a recorrer.

Quienes tienen recursos para enfrentar momentos de soledad, 
superan con más facilidad el miedo a estar solos.

La escritura emocional trabaja desde tus propios escritos
la forma en que interpretas la soledad,
la manera en que la enfrentas,
los recursos que empleas para evitarla
y, te enseña a aceptarla con tranquilidad
afianzando en ti la nueva forma de 
interpretar momentos de soledad.

De esta manera, escribiendo con el corazón,
 entender que respetando momentos de soledad
puedes recomponer esa parte de ti que se encuentra asustada y lastimada.

La soledad como algo temporal. 
La soledad como un espacio de encuentro,
de auténtica reflexión con uno mismo,
 localizando internamente 
todo tu potencial, tu valor,
sintiéndote de nuevo seguro y dichoso.

Soledad para tranquilizar el pensamiento,
para identificar lo que de verdad anhelas,
para regular tu auto-control.

Estar contigo mismo poniéndole rostro, voz y alma a tu riqueza personal.


Escritura emocional expresiva

Una magnífica forma de darle voz a tu soledad.

Contacto: pepagonzalezdiaztalleres@gmail.com


Comentarios