DIARIO DE LAS EMOCIONES





Escribir y materializar nuestras limitaciones tiene efecto de relajación y bienestar inmediato. 

El lápiz nos defiende mejor que el activismo, la venganza, el aislamiento. La escritura reúne en una sola actividad el máximo posible de los mecanismos de defensa: intelectualización, ensoñación y racionalización. 

Permite afirmarse e identificarse, hacerse aceptar tal y como uno es, con su herida.  

¿Para qué un diario de emociones?
Escuchar nuestras emociones puede darnos muchos detalles sobre nosotros mismos, sobre otras personas o sobre distintas situaciones, se trata de una técnica para facilitar el auto-conocimiento
Ser conscientes de nuestro estado emocional, conocer cuales son las emociones que más se repiten y analizarlas puede facilitar nuestro auto-conocimiento en la vida diaria.
Recuerden: Escribir es salud para el alma

Comentarios