Habla Mónica Esgueva, Coach, del Mindfulness

Comencemos por el principio: ¿el mindfulness es…?
La capacidad de estar focalizados en el presente, con consciencia, atención,  apertura y amabilidad.
Quizá una de las conductas más tóxicas del ser humano sea la rumiación. ¿A más mindfulness menos rumiación?
Sin duda. Cuando estás dando miles de vueltas a las cosas y centrifugándolas como en una lavadora, cuando te estás enredando inútilmente en temas que ya ocurrieron y no puedes modificar, o cuando te estás estresando con posibilidades remotas de que nuevas desgracias se avecinen en el futuro es porque perdiste contacto con el presente. El entrenamiento en mindfulness te ayuda a estar en el ahora, que es la única realidad.
¿En qué situaciones/momentos crees que el mindfulness nos puede ser especialmente útil (o incluso imprescindible)?
En la vida actual, desde luego. Cuando llenamos nuestra agenda a tope y dejamos que la tecnología nos absorba tanto tiempo y atención, no existe espacio en nuestra cabeza, permanecemos el día entero enfrascados en una narrativa continua que no nos permite simplemente ser, conectarnos con la paz interior y con la vida en directo, sin los filtros mentales que lo enjuician todo sin descanso.
¿A qué retos nos enfrentaremos una vez nos decidamos a practicar mindfulness?
El mayor reto es continuar con una práctica regular. Parece imposible insertar algo más en nuestra ajetreada vida. No obstante, es fundamental hacerlo porque la aplicación principal es en el día a día, para poder vivir con mayor equilibrio, bienestar y foco en lo que estamos haciendo en cada momento. Es una cuestión de motivación, si queremos no es tan difícil encontrar 15 minutos al día para meditar…

Comentarios