Expresar las emociones, una forma de mejorar tu vida.

¿Has probado alguna vez escribir tus sentimientos? Entonces sabrás que eres capaz de expresarlos y de reflejar tus emociones más sinceras.


La escritura crea un espacio para reflexionar, para hacer más concretos los sentimientos, más conscientes las emociones más internas. Actualmente, muchos terapeutas reconocen los beneficios de la escritura y coinciden en la necesidad de usar esta herramienta para facilitar la reflexión. 

La escritura tiene mucho valor a la hora de concretar conductas y diálogos internos y aporta mucha información al terapeuta sobre los procesos mentales del que escribe. La escritura mejora la salud física y psicológica de las personas. De hecho, se ha descubierto que al exteriorizar las emociones y expresarlas con  la escritura se previenen muchas enfermedades físicas.

Esta práctica también mejora el sistema inmunológico. Escribir ayuda a dormir mejor y a desactivar nuestra actividad fisiológica liberando tensiones del día a día. De este modo, el hecho de escribir sobre los problemas o inquietudes puede ayudar a disminuir el estrés diario y la ansiedad.

Escribir también fomenta el desarrollo de nuestra autoestima. Si escribimos sobre cómo nos percibimos a nosotros mismos o sobre nuestras fortalezas, nos obligamos a pensar en éstas y a descubrirnos más a nosotros mismos. Al escribir somos conscientes de la gran cantidad de situaciones en las que somos eficaces. Contrariamente, si encontramos algún aspecto que consideramos que debemos mejorar, el plasmarlo sobre el papel nos ayudará a encontrar más fácilmente los pasos que debemos seguir para cambiarlo además de ser más objetivos con los hechos sucedidos.
   
La mayoría de la personas, cuando tienen un problema o alguna situación que les desborda emocionalmente, tienden a emplear más tiempo preocupándose sobre si podrán afrontarlo o no. Pero si nos acostumbramos a analizar los hechos sobre un papel, a detallar el problema, a proponer las alternativas que tenemos para solucionarlo y a distinguir lo que ha sucedido de lo que es una anticipación del futuro, enfrentaremos las circunstancias desde un punto de vista más objetivo, más claro, con más posibilidades y opciones de actuación, beberemos el néctar de los dioses, encontraremos soluciones donde antes sólo éramos capaces de encontrar dificultades.  


Comentarios